Las soluciones integrales aplicadas a cualquier industria representan una ventaja competitiva. Estas soluciones funcionan en armonía con el ecosistema de la empresa, apoyando múltiples procesos a la vez, con un impacto global.

De esta manera, a través de las soluciones integrales se consigue una transformación digital saludable, al incorporar el nivel operativo, estratégico y operacional en un solo esquema.

¿Qué son las soluciones integrales?

Se trata de una implementación tecnológica que involucra las operaciones de una industria de manera horizontal, abarcando al nivel estratégico, logístico y de ejecución.

Este tipo de sistemas trabajan en coordinación con la maquinaria y el personal, tanto operativo como de administración estratégica, para proporcionar una gestión amplia de los procesos.

El papel de las soluciones integrales en la industria 4.0

La industria 4.0 se basa en la implementación de la inteligencia artificial y el Internet de las cosas (IIot) para crear estructuras colaborativas directas entre la tecnología y el personal humano.

Para que esto sea posible, es fundamental la comunicación entre los diferentes componentes y dispositivos. Aquí es donde entran en funcionamiento los sistemas integrales y su capacidad de optimizar y planificar los diferentes procesos.

Hay 3 puntos que todas las soluciones integrales comparten y que suponen un beneficio competitivo para las industrias en las que se integran:

Planeación estratégica

A la hora de la ejecución o puesta en marcha de las estrategias, las soluciones integrales juegan un rol fundamental, ya que requieren de planes industriales previos para establecer los estándares de calidad bajo los cuales van a operar.

Establecimiento de metas

Es necesario establecer un objetivo de la estrategia, con el fin de ser capaz de medir el avance en las operaciones. Esto también es una característica común en las soluciones integrales.

Establecimiento de protocolos

Los sistemas integrales determinan los niveles de seguridad, los protocolos, el procedimiento en el uso de los datos, el tratamiento de los productos y la estrategia para con el cliente.

¿Qué aspectos hay que tener en cuenta a la hora de introducir un nuevo sistema integral?

La transformación digital requiere que los nuevos sistemas cumplan con algunos niveles de integración, tales como los siguientes.

Interoperabilidad

La interoperabilidad permite a los sistemas trabajar en conjunto, lo que reduce de manera significativa el esfuerzo necesario para ejecutar las tareas, a la vez que reduce las incidencias o posibles fallos de ejecución.

Interconexión

La interconectividad es la capacidad fundamental de un sistema para operar en coordinación con otros sistemas, recibir, procesar y transferir información adecuada y útil, mediante canales óptimos.

Lenguaje

Debe existir un lenguaje común para que todos los sistemas y departamentos puedan trabajar adecuadamente.

Ventajas de las soluciones integrales

Reducción de costes para la coordinación de los diferentes actores, ya que la información está centralizada y se puede acceder a ella en tiempo real.

Seguimiento de resultados en tiempo real gracias a los KPI, que permite un control amplio sobre la actividad así como la posibilidad de anticiparse a posibles problemas.

Suministro de datos de manera fluida y fácil, ya que la información se introduce una vez y llega a todos los departamentos.

Aumento de la operatividad general gracias al trabajo en común.

Mayor control en el seguimiento y ejecución de las estrategias, así como el cumplimiento de objetivos.

Ejemplos de soluciones integrales

Algunos ejemplos de soluciones integrales pueden ser:

Software de trazabilidad para empaquetado, lotes y camiones con control de rutas, optimización de pedidos y control de entregas.

Software de productividad y control operativo de maquinaria autónoma.

Sistemas de predicción de conducta utilizando bases de datos con inteligencia artificial y gestión de Big Data.