En ALSI nunca nos cansamos de investigar, aprender, escuchar, descubrir…lo que los ingleses llaman ‘hungry to learn’, por eso, esta semana no podíamos faltar al evento Smart AgriFood Summit 2021, la feria referente mundial en la aplicación de la tecnología e innovación en el sector agroalimentario.

Toda una oportunidad para nuestro equipo para conocer nuevos profesionales del sector, ya que la cuarta edición de esta feria, que se ha celebrado en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga, ha reunido a más de 1.600 visitantes profesionales procedentes de 32 países.

Startup Europe Smart Agrifood Summit ha contado además con un programa de contenidos donde se han dado cita más de 200 expertos en la transformación del sector agroalimentario y ha congregado a más de 350 empresas.

Siempre interesante escuchar los debates de las mesas redondas sobre temas tan importantes como las oportunidades de financiación en el ámbito de la innovación y la transformación digital del sector agroalimentario, los retos de la cadena agroalimentaria a nivel global o las nuevas plataformas para la gestión y planificación agropecuaria, forestal y ambiental. Especialmente las aportaciones de expertos en el ámbito de la innovación agroalimentaria como Barney Debnam, director de Soluciones Industriales para la Agroalimentaria de Microsoft

Este año, la importancia de la digitalización del sector agrícola ha estado más presente que nunca, cobrando especial protagonismo el uso de tecnologías disruptivas y la digitalización para afrontar los retos de la industria y las nuevas demandas de consumo en torno a la sostenibilidad de la producción o los nuevos alimentos.

Destacando en todo momento la necesidad del sector agrícola de estar reinventándose y la mejor manera de hacerlo es de la mano de la transformación digital, algo que en ALSI compartimos y subrayamos.

Desde ALSI hemos disfrutado especialmente de este evento por su capacidad para dar visibilidad y ser un punto de encuentro para el emprendimiento innovador, con la participación de más de 80 startups de la nueva economía digital, con proyectos disruptivos en torno a sectores de actividad como la generación de energía sostenible, nanosatélites, nanotecnología, biotecnología, nuevos materiales técnicos o soluciones de realidad aumentada aplicadas al ámbito vitivinícola.