Los almacenes inteligentes son aquellos que automatizan sus procesos, a través de maquinaria inteligente, softwares de gestión y tecnologías como el Big Data, convirtiéndose así en más eficientes y productivos.

Gigantes como Amazon cuentan desde hace tiempo con almacenes inteligentes en sus centros logísticos, automatizando las tareas más repetitivas e improductivas, lo que se traduce en ahorro de tiempo para los trabajadores, que se dedica a otras actividades más productivas.

¿Qué caracteriza a un almacén inteligente?

Sistema de gestión de almacenes (WMS)

Se trata de programas informáticos diseñados para gestionar todo el sistema operativo  de un almacén. Gestión de entradas, gestión de ubicación de las unidades de carga, gestión de flujo de mercancía y gestión de salidas son las funciones más importantes que debe cumplir un SGA.

IoT industrial o IIoT

El Internet Industrial of Things, es decir, la aplicación del Internet de las Cosas al sector industrial. Consiste en conectar mediante redes todos los dispositivos inteligentes del almacén. De esta manera, la toma de decisiones es más rápida, pudiendo hacer previsiones y anticiparse a los problemas. También mejora la seguridad.

Robots colaborativos

Se trata de robots que trabajan en armonía con la plantilla del almacén y les asisten en sus distintas tareas, facilitando su trabajo.

Los robots colaborativos o “cobots” suelen ser ligeros, flexibles y fáciles de instalar y manejar. Añaden la resistencia y la precisión que, sumadas a la flexibilidad y a la capacidad de resolver problemas del ser humano, se convierten en un tándem perfecto para los procesos de producción y de almacenamiento de las empresas.

AMR o Robots móviles autónomos

Los AMR (Autonomous Mobile Robots) y los AGV (Automatic Guided Vehicle) son la maquinaria se encarga del transporte en los almacenes inteligentes, facilitándo el trabajo, al hacer que tareas como el traslado de mercancía dentro del centro logístico sea más rápido y menos costoso físicamente.

La principal evolución y revolución que han supuesto los AMR respecto a los AGV es la autonomía y la flexibilidad, ya que los primeros no necesitan de una guía externa como un cableado o un sensor para que puedan desarrollar sus movimientos.

Los robots móviles autónomos cuentan con un software de navegación que dirige su camino, en función de la actividad que hagan. De esta manera, son más adaptables a los posibles cambios que necesiten los procesos de almacenamiento.

Sistemas de verificación de mercancía y del estado de embalaje

Se trata de sistemas inteligentes que permiten tener un control de la mercancía que contienen los almacenes inteligentes. Estos sistemas permiten comprobar información tan relevante como si el contenido del interior del paquete coincide con el pedido asociado.

Estos programas son muy útiles porque permiten solucionar de manera rápida y eficaz los problemas e inconvenientes relacionados con el stock del almacén.

Ventajas de los almacenes inteligentes

Los almacenes inteligentes permiten a las empresas ahorrar tiempo en los procesos, optimizándolos en gran medida y  haciendo que las empresas economicen en costes.

Por otro lado, este tipo de almacenes hace que el trabajo de los operarios y operarias de los almacenes sea más rápido, seguro y de una mayor calidad, evitando muchos accidentes laborales.