Nos preocupa cuidar del Medio Ambiente, poner nuestro granito de arena, dar ejemplo. Somos conscientes de que el cambio está en cada uno de nosotros, en pequeñas acciones que suman y marcan la diferencia. Por ello, estamos especialmente orgullosos de una innovación que desarrollamos y que supone un avance en el ahorro energético y disminución de uso de plástico, nuestro sistema ‘no producto, no bolsa’ de las máquinas de retractilado de pepino.

Todo comenzó cuando algunos de nuestros clientes nos trasladaron la necesidad  de plastificar el pepino ya calibrado. Aquí nos encontramos con un problema, al tener diferentes calibres, había momentos en los que la máquina funcionaba al 120% de su rendimiento y otros momento en los que funcionaba a muy baja producción, por lo que se producían paradas en los que se acumulaba el producto y trabajo. Ante esta problemática, no podíamos reducir la velocidad de la máquina, ya que el producto estaba demasiado tiempo dentro de la fuente de calor y se perjudicaba. Por tanto, decidimos separar el sistema de alimentación de plástico y el túnel de retractilado, mediante dos servomotores.

CÓMO FUNCIONA

Para conseguir que la máquina deje de funcionar cuando no hay producto, ahorrando energía y consumo de plástico, decidimos separar el corte del túnel, motorizando el transportador de alimentación del horno y colocando un sensor que se encarga de detectar si se acerca el producto o no. Cuando este sensor detecta que no se aproxima producto, la máquina se para y no vuelve a funcionar hasta que detecta producto de nuevo.

MENOS CONSUMO DE ENERGÍA Y DE PLÁSTICO

Gracias a este sistema, conseguimos reducir el consumo energético, pues, al no tener que abrir el túnel de retractilado, no se producen pérdidas de calor. Como consecuencia, se reduce casi a la mitad el consumo medio de energía, en comparación con una máquina que no cuenta con este sistema.

Por otra parte, conseguimos un mayor control de temperatura mediante un contactor electrónico controlado por PID con el que optimizamos en gran medida el consumo energético, al proporcionar a la máquina la energía justa que necesita para mantener la temperatura asignada.

A través del sistema ‘no producto, no bolsa’ llegamos a reducir de manera considerable la cantidad de plástico utilizada en el proceso de retractilado del producto, ya que no se proporciona plástico hasta que no haya producto, optimizando así al máximo la cantidad de plástico que se utiliza en el proceso.

HACIA UNA PRODUCCIÓN AGRÍCOLA MÁS SOSTENIBLE

Actualmente, nuestro sistema de ‘no producto, no bolsa’ está instaurado en grandes empresas del sector,  como Vicasol o Nature Choice y próximamente en La Unión y en Cohorsan, lo que representa el compromiso de la agricultura almeriense para con la sostenibilidad y el interés por un futuro mucho más respetuoso con el Medio Ambiente.

Por nuestra parte, en ALSI continuamos investigando para conseguir sistemas que nos ayuden a reducir el impacto medioambiental de los procesos productivos. En estos momentos estamos inmersos en un proyecto que nos apasiona, gracias al cual daremos un paso más hacia la sostenibilidad, adaptando la máquina de retractilado con el fin de que pueda trabajar con plásticos compostales y reciclables. ¡Estad atentos y os daremos más información por aquí!