La industria inteligente, considerada como la cuarta revolución industrial, tiene por objetivo conseguir mejores resultados de negocio, a través de la transformación de la empresa en una organización inteligente. 

La transformación digital de la industria ha venido para quedarse, de manera revolucionaria, provocando un cambio radial en la manera tradicional de producción y distribución. En esta nueva etapa, la industria apuesta por una mayor automatización, conectividad y globalización, con el fin de adaptarse a las nuevas exigencias del mercado, cada vez más digital. 

La cuarta revolución industrial incluye tecnologías y herramientas como la realidad virtual y aumentada, el IoT (Internet of Things), inteligencia y visión artificial, asistentes virtuales, Big Data, cloud computing, programas modernos de diseño y de simulación de procesos, la impresión 3D, seguridad, la nano y biotecnología o la computación cuántica, entre otras.

¿Qué caracteriza a la Industria 4.0? 

Digitalización del negocio:

Permite generar una copia virtual a través de la recolección de datos y modelización de procesos industriales físicos, pudiendo así obtener modelos virtuales de plantas industriales y modelos de simulación.

Descentralización:

Los sistemas inteligentes tienen capacidad para tomar decisiones autónomas en lo que respecta a la fabricación.

Análisis en tiempo real:

Reúne grandes cantidades de información muy valiosa –Big Data– que facilita la optimización y control de los procesos, maximizando los resultados.

Interoperabilidad:

Se tata de la posibilidad de comunicación entre todos los elementos que componen la Industria, desde los sistemas ciberfísicos hasta el personal.

Adaptación:

A través de los sistemas inteligentes, aumenta la capacidad de la empresa para poder hacer frente a las necesidades de la industria y del mercado en cada momento. 

Producción adaptada a tus necesidades

El futuro próximo de las empresas que decidan digitalizar sus procesos parece dirigirse hacia fábricas mixtas, que integrarán el aspecto físico con el virtual. De esta manera, la cadena de suministro se compondrá de procesos donde el flujo de comunicación entre fabricantes y máquinas sea constante, permitiendo a los procesos ser auto-configurables y usar inteligencia artificial para completar tareas difíciles basadas en flujos de trabajo complejos.

Para conseguir resultados óptimos en el proceso de digitalización de los procesos de tu empresa, es fundamental la fabricación bajo demanda de prototipos personalizados para las necesidades de tu industria. En ALSI estudiamos tus necesidades y te aconsejamos qué soluciones pueden hacerte conseguir los máximos resultados.